Cómo cuidarte en invierno

Evitar piernas hinchadas, rojeces en tu cara, manos frías. Necesitas reconciliarte con tu piel. Cambia algunos de tus hábitos… Sigue los consejos útiles y sencillos que te damos.

 Si quieres evitar los estragos que hacen en tu piel y en todo tu cuerpo las bajas temperaturas, sigue los siguientes consejos.

Acabar con las rojeces de la cara

Se presentan mayormente luego de los 30 años y en personas que tienen piel clara. Se agrava, produciendo congestión y ardor, con los cambios bruscos de temperatura. Del frío que hay en la calle al calor producido por la calefacción en los sitios que son cerrados.

Usa cremas desensibilizadoras de las que hay en farmacias. También el láser decolorante que es pulsado da muy buenos resultados.

Aligerar las piernas

Trata de no aumentar tu peso. Haz ejercicio. Moviliza tu cuerpo lo más que puedas para que actives la circulación y se aligeren tus piernas. Termina tu ducha con chorros que suelten agua fría. Inicia en los pies. Continúa en los muslos y sube hacia las ingles y glúteos.

Manos y pies siempre calentitos

Esa sensación de pies y manos congelados puede ser producto de mala circulación. Claro, se empeora con el frío.

Las infusiones y los masajes ayudan bastante. Un masaje que ayude el drenaje linfático. La toma de infusiones de canela, jengibre y ginkgo biloba mejoran la circulación.

Si las manos estuvieran ásperas, la parafina es perfecta.  Los baños de parafina ayudan perfectamente en los casos de tirantez, sequedad o rojeces causadas por el viento, el frío o la humedad y que están presentes en el invierno.

Fuera los picores

El picor se debe a lo reseco del ambiente producto de la calefacción. También pudiera ser por reacción a la contaminación y al frío.

¡Cuidado con usar agua demasiado caliente!  Preferible la ducha tibia. El agua muy caliente va a resecar la piel y provoca la picazón. Luego de la ducha usa aceite de almendras o cremas especialmente de aloe vera.

Evitar la descamación de las piernas

Con la piel seca todo se complica en invierno. La piel se nos descama.   El tipo de ropa y sus tejidos resecan la piel. Dejamos de usar cremas por no tener tiempo o por temor a sentir la ropa pegada. La nutrición es importantísima. Usa en la ducha geles extra nutritivos que contengan activos, tales como la glicerina. Aceites hidratantes para las piernas, aplicarlos antes de ir a la camita. Los de flor de loto, coco o jojoba son muy nutrientes.

Labios sin grietas

Los labios son una zona muy sensible que pierde agua hasta tres veces más rápido que la piel de las mejillas, por eso se resecan y descaman con tanta facilidad.

Los labios tienden mayormente a resecarse porque es un área muy sensible. Su pérdida de agua es mayor y más rápida que la de la piel en la zona de las mejillas.

Sin pielecillas y muy suaves… Evita chuparlos ya que esto contribuye a que se resequen. Mantener un bálsamo en el bolso es excelente opción para usarlo en el momento apropiado y necesario para hidratarlos durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *